Log in

Los pobres, la clase media y el club-Estado 'París Saint-Germain'

  • Escrito por IUSPORT
  • Publicado en Deportes

El club de la capital, sin embargo, puede proceder a otra gran operación, la adquisición del centrocampista galo Paul Pogba, al que solo queda un año de contrato con el Manchester United y que puede ser un buen argumento para convencer a Kylian Mbappé de prolongar su aventura en París.

El fútbol francés afronta dividido en tres clases el mercado de fichajes, con una mayoría de clubes al borde de la quiebra, asolados por las consecuencias de la pandemia y de las desventuras televisivas, una clase media con poderosos empresarios dispuestos a gastar dinero, y el omnipotente París Saint-Germain.

Con el inquebrantable respaldo de Qatar, el equipo de la capital se ha adaptado perfectamente a la suavización de las reglas del "juego limpio" financiero emprendidas por la UEFA y eso parece haber agrandado la diferencia que le separa del resto de los clubes del país.

El PSG ha gastado ya 60 millones para fichar al lateral marroquí Achraf Hakimi, procedente del Inter de Milán, y otros 16 para hacer efectiva la compra del portugués Danilo Pereira, que ya estuvo la temporada pasada cedido por el Oporto.

Además ha incorporado a jugadores libres como el defensa español Sergio Ramos, el centrocampista holandés Georginio Wijnaldum o el portero italiano Gianluigi Donnarumma, aunque todos ellos cobran un salario importante.

Pese al poderío financiero de sus propietarios, el club debe vender para seguir comprando, lo que puede abrir la puerta a salida de jugadores como Pablo Sarabia, revalorizado tras su buena Eurocopa con España, o Thilo Kehrer.

El problema es que todos ellos gozan de contrato en vigor con buenos sueldos en el PSG y el mercado actual no está dispuesto a grandes alegrías.

EL OLYMPIQUE A LA ZAGA

Junto al PSG, solo el Olympique de Marsella está mostrando actividad frenética en el mercado de fichajes. El propietario, el multimillonario estadounidense Frank McCourt, ha puesto en manos de su presidente, el español Pablo Longoria, dinero fresco, para reforzar el equipo que entrena el argentino Jorge Sampaoli.

Por ahora, 33,5 millones han salido de sus arcas, con la llegada de Gerson, procedente del Flamengo; de Belerdi, del Dortmund, y de Luan Peres, del Santos, además del estadounidense Konrad de la Fuente, procedente del Barcelon y del portero español Pau López, de la Roma.

El Niza también parece contar con el impulso del financiero británico Jim Ratcliffe, dueño de Ineos, que ha invertido 21,5 millones en jugadores como Todibo, procedente del Barcelona, o Stengs, del AZ Alkmaar, y que se ha hecho con el técnico que el año pasado llevó al Lille al campeonato, Christophe Galtier.

François Pinault, dueño del gigante mundial del lujo Kering, que agrupa a marcas como Gucci, Saint-Laurent o Balenciaga, también ha reforzado el Rennes con las adquisiciones de Loic Badé, por 17 millones, y Kamaldeen Suelana, por otros 15.

Mientras, el ruso Dmitri Rybolovlev está menos activo para retocar un Mónaco que ya funcionó bien la pasada temporada. Por ahora, solo Ismael Jakobs, procedente del Colonia, se ha incorporado.

OCHO CLUBES, CERO EUROS

Hasta ahí, los clubes activos. El resto, están más presentes en el sector de las ventas que en el de las compras.

Empezando por el Lille, campeón la pasada campaña, que ya ha vendido por valor de 38,6 millones y que no parece dispuesto a invertir.

El Lyon, por su parte, está a la espera de encontrar buenas ofertas, pero tampoco está dispuesto a emprender locuras, mientras apuesta por su nuevo técnico, el holandés Peter Bosz, que llega con el encargo de reforzar la cantera.

Ocho clubes no han sacado todavía un euro de sus arcas, amenazados de quiebra por los efectos de la covid y del conflicto televisivo con Canal+.

Nada que ver con el optimismo que se vivía hace dos años, cuando entraba en función el multimillonario contrato televisivo con Mediapro y el fútbol francés soñaba con situarse al mismo nivel que las grandes ligas europeas, aunque la empresa española llegó a un acuerdo para rescindir el contrato.

Desde entonces, la situación ha ido deteriorándose de forma importante y ha afectado de forma particular a históricos como el Girondins de Burdeos, rescatado a última hora por el hombre de negocios hispano-luxemburgués Gérald Lopez.

La sorpresa puede venir del Troyes, que acaba de entrar en la galaxia de City Group, propietario del Manchester City, con la intención de agrandar sus ambiciones.