Log in
Redacción

Redacción

Guía: Más de 160.000 euros en ayudas sociales durante el primer semestre 2020

El Ayuntamiento de Santa María de Guía ha destinado más de 160.000 euros en ayudas sociales durante el primer semestre de 2020

La Concejalía de Bienestar Social ha tramitado 670 ayudas a familias con pocos recursos económicos durante este tiempo

El Ayuntamiento de Santa María de Guía ha destinado 164.662 euros en ayudas sociales a familias con escasos recursos económicos de enero a junio de este año. A lo largo de la primera mitad de este año 2020 se han tramitado un total de 670 ayudas. La mayor parte de éstas, más de 500 ayudas, se tramitaron durante los tres meses de confinamiento por la crisis sanitaria del coronavirus, según ha explicado el concejal de Bienestar Social, Sergio Suárez.

De eta forma, en los seis primeros meses de este año se han entregado un total de 216 ayudas de emergencia social -destinadas al pago del alquiler, los recibos de agua y luz y también la compra de alimentos- destinándose para ello un total de 62.108 euros de fondos propios.

A ello se suman otras 183 familias beneficiarias del programa de lucha contra la pobreza del Gobierno de Canarias, para el que se ha contado con una partida de 50.904 euros.

Desde la Concejalía de Bienestar Social se han destacado asimismo las ayudas entregadas a 69 familias con escasos recursos del municipio con cargo a una partida de 51.650 euros procedentes del Cabildo de Gran Canaria para hacer frente a la emergencia social ocasionada por el Covid-19. Por último, 101 familias han solicitado la ayuda ofrecida a través del Banco de Alimentos.

El Gobierno de Canarias fija en 1.300 asistentes el aforo para las actividades

El Gobierno de Canarias fija en 1.300 asistentes el aforo máximo para las actividades al aire libre

La capacidad en los recintos cerrados aumenta en doscientas personas y se establece en 500 asistentes y solo se permitirán esos aforos cuando se puedan garantizar las medidas necesarias de seguridad interpersonal y el uso obligatorio de mascarilla por el público

El Consejo de Gobierno aprobó en su sesión de este jueves, 8 de julio, actualizar determinadas medidas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, que son las consistentes en la ampliación del aforo máximo con motivo de la celebración de actividades o eventos al aire libre y en recintos cerrados. Los aforos aumentan hasta los 1.300 y 500 asistentes, respectivamente. Además, se adopta la prohibición del uso compartido de dispositivos de inhalación.

Para realizar esos cambios, ha sido necesario modificar el acuerdo de Gobierno de 19 de junio de 2020, actualizando el apartado referido a Medidas generales en materia de aforo y distancia de seguridad y añadiendo, por consiguiente, uno nuevo sobre condiciones para el desarrollo de otras determinadas actividades.

En esta línea, los actos y eventos que tengan lugar en recintos al aire libre no podrán superar en ningún caso los 1.300 asistentes y aquellos que tengan lugar en recintos cerrados, los 500, lo que supone un aumento en trescientos y doscientos asistentes, respectivamente.

En ambos casos, se permitirá ese aforo únicamente cuando se puedan garantizar las medidas necesarias para mantener, en todo momento, la distancia de seguridad interpersonal de 1,5 metros entre núcleos de convivencia y el uso obligatorio de mascarilla por parte del público.

Asimismo, se deberán garantizar los flujos escalonados de entrada y salida de público, que los asistentes se mantengan sentados durante todo el evento y evitar cualquier tipo de aglomeración, así como proporcionar las medidas de higiene e información recomendadas.

El sabor de Gran Canaria en MasterChef tuvo un retorno publicitario de un millón de euros tras llegar a 8,3 millones de personas

• El programa tuvo picos de 6 millones de espectadores.

• Las redes sociales lo llevaron a otras 2,3 millones de personas.

• Su difusión por el canal internacional y temáticos de TVE incrementará aún más el retorno publicitario.

El sabor y el paisaje de Gran Canaria llegaron a todos los rincones de España gracias a los millones de personas que se mantuvieron atentas al televisor y a las que siguieron el acontecimiento televisivo por redes, lo que se tradujo en un retorno publicitario de un millón de euros.

Grabado en Gran Canaria y emitido el 8 de junio, casi tres millones de espectadores de media se sentaron ante el televisor para degustar el programa de MasterChef, aunque tuvo momentos con más de 6 millones de televidentes atentos a la emisión, que alcanzó la tercera mayor cuota de pantalla de la temporada del programa.

El buen sabor que dejó el formato tras su paso por Gran Canaria podrá ser paladeado también en la redifusión a través de los canales internacionales y temáticos de TVE, además de quedar alojado en la sección de programas a la carta del ente público, de manera que el retorno será aún mayor.

La incursión grancanaria de Masterchef, que vivió esta misma semana la gran final de su octava temporada, sacó el máximo provecho a los 119.000 euros destinados a su producción por el Cabildo de Gran Canaria -60.000 desde Presidencia y 15.000 desde el Patronato de Turismo-, y los ayuntamientos de Agaete, Artenara, Gáldar y Tejeda -11.250 euros cada uno- , pues la inversión para lograr un efecto similar al obtenido a través de publicidad habría tenido que ser casi diez veces superior.

Si en el conjunto del país una de cada cuatro personas que veía la televisión en ese momento se adentraba en las exquisiteces de Gran Canaria, el éxito resultó incluso mayor en el conjunto de Canarias, donde 376.000 personas hicieron que fuera el programa más visto con el 27,6 de cuota de pantalla, cifra que se elevó hasta el 30,5 en el minuto de oro, medido a las 22.39 horas.

Gran Canaria logró proyectar la imagen de un lugar donde el paisaje, el paisanaje y la historia dan lugar a una rica tradición culinaria cocinada a fuego lento durante siglos y que se adereza con los toques de vanguardia que aportan restauradores como el grancanario Borja Marrero, que aportó sus impresiones al equipo del programa. Los participantes se enfrentaron al reto de elaborar un menú con acento canario en el espectacular marco del Valle de Agaete con el telón de fondo de las plantaciones de café situadas más al norte del planeta.

La calidad y el alcance del programa, producido por RTVE y Shine Iberia y la colaboración de la productora canaria Gastronomic Projects, avalan la inversión en la que participaron los municipios por los que se extiende el Paisaje Cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas, que también se asomó a las pantallas con impactantes imágenes de este ámbito de cumbre declarado hace justamente un año Patrimonio Mundial por la Unesco.

La labor de difusión que hace el Cabildo de la gastronomía insular, deudora del sector primario y de todo un modo de vida, se concentra en el programa Gran Canaria Me Gusta, ambiciosa apuesta por los productos de la tierra y el mar grancanarios desde vertientes tan diversas como las que posee la propia orografía insular y que abarca la presencia en ferias nacionales e internacionales, catas, premios, descorches y ayudas para que el sabor de la Isla siga atravesando fronteras con los pies bien enraizados en la sociedad insular.

El sabor de Gran Canaria en MasterChef dejó un millón de euros por publicidad

El sabor de Gran Canaria en MasterChef tuvo un retorno publicitario de un millón de euros tras llegar a 8,3 millones de personas

• El programa tuvo picos de 6 millones de espectadores.

• Las redes sociales lo llevaron a otras 2,3 millones de personas.

• Su difusión por el canal internacional y temáticos de TVE incrementará aún más el retorno publicitario.

El sabor y el paisaje de Gran Canaria llegaron a todos los rincones de España gracias a los millones de personas que se mantuvieron atentas al televisor y a las que siguieron el acontecimiento televisivo por redes, lo que se tradujo en un retorno publicitario de un millón de euros.

Grabado en Gran Canaria y emitido el 8 de junio, casi tres millones de espectadores de media se sentaron ante el televisor para degustar el programa de MasterChef, aunque tuvo momentos con más de 6 millones de televidentes atentos a la emisión, que alcanzó la tercera mayor cuota de pantalla de la temporada del programa.

El buen sabor que dejó el formato tras su paso por Gran Canaria podrá ser paladeado también en la redifusión a través de los canales internacionales y temáticos de TVE, además de quedar alojado en la sección de programas a la carta del ente público, de manera que el retorno será aún mayor.

La incursión grancanaria de Masterchef, que vivió esta misma semana la gran final de su octava temporada, sacó el máximo provecho a los 119.000 euros destinados a su producción por el Cabildo de Gran Canaria -60.000 desde Presidencia y 15.000 desde el Patronato de Turismo-, y los ayuntamientos de Agaete, Artenara, Gáldar y Tejeda -11.250 euros cada uno- , pues la inversión para lograr un efecto similar al obtenido a través de publicidad habría tenido que ser casi diez veces superior.

Si en el conjunto del país una de cada cuatro personas que veía la televisión en ese momento se adentraba en las exquisiteces de Gran Canaria, el éxito resultó incluso mayor en el conjunto de Canarias, donde 376.000 personas hicieron que fuera el programa más visto con el 27,6 de cuota de pantalla, cifra que se elevó hasta el 30,5 en el minuto de oro, medido a las 22.39 horas.

Gran Canaria logró proyectar la imagen de un lugar donde el paisaje, el paisanaje y la historia dan lugar a una rica tradición culinaria cocinada a fuego lento durante siglos y que se adereza con los toques de vanguardia que aportan restauradores como el grancanario Borja Marrero, que aportó sus impresiones al equipo del programa. Los participantes se enfrentaron al reto de elaborar un menú con acento canario en el espectacular marco del Valle de Agaete con el telón de fondo de las plantaciones de café situadas más al norte del planeta.

La calidad y el alcance del programa, producido por RTVE y Shine Iberia y la colaboración de la productora canaria Gastronomic Projects, avalan la inversión en la que participaron los municipios por los que se extiende el Paisaje Cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas, que también se asomó a las pantallas con impactantes imágenes de este ámbito de cumbre declarado hace justamente un año Patrimonio Mundial por la Unesco.

La labor de difusión que hace el Cabildo de la gastronomía insular, deudora del sector primario y de todo un modo de vida, se concentra en el programa Gran Canaria Me Gusta, ambiciosa apuesta por los productos de la tierra y el mar grancanarios desde vertientes tan diversas como las que posee la propia orografía insular y que abarca la presencia en ferias nacionales e internacionales, catas, premios, descorches y ayudas para que el sabor de la Isla siga atravesando fronteras con los pies bien enraizados en la sociedad insular.

La fachada del Cabildo luce un mural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria por su primer año como Patrimonio Mundial

• El objetivo era convertir la vidriera en una cueva.

• En el lateral un monitor muestra imágenes del paisaje cultural.

• El artista pintó a la inversa porque lo hizo desde el interior.

La fachada del Cabildo luce un mural dedicado a Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria con motivo de su primer año como Patrimonio Mundial, un trabajo artístico cuyo objetivo era transformar la vidriera en una cueva.

El consejero de Presidencia, Teodoro Sosa, presentó este trabajo que se suma al acto conmemorativo que celebrado ayer en el Parador de Tejeda con motivo de este primer aniversario, un acontecimiento que la Institución insular no quiso pasar por alto.

Ejecutado por el artista multidisciplinar Óscar Rodríguez y a partir de una instantánea del paisaje cultural tomada por el fotógrafo Nacho González, el objetivo de convertir la vidriera en una cueva ha sido posible gracias a la retroiluminación, un efecto que se puede disfrutar mejor al oscurecer el día.

Además, el lateral de la cristalera en la parte lateral de la cristalera el público encontrará un monitor en el que van con imágenes del corazón de Gran Canaria y sus riquezas, las que llevaron a la Unesco a declararlo Patrimonio Mundial.

Elaboración del mural

Al tener que pintar sobre un material poco habitual el cristal y realizarlo desde dentro, el artista, que empleó cuatro días en la obra, se vio obligado a realizar el mural en un proceso inverso al habitual, es decir, pintando al revés.

Se trata de una obra experimental, pues era la primera vez que el autor tenía que pintar al revés y empezar por las luces y los fondos, algo que requiere una planificación muy minuciosa del trabajo.

El mural está elaborado con vinilo impreso y pintura plástica lavable, una técnica que busca lograr un efecto similar al de las vidrieras góticas pero de manera más libre y plástica para conectar al público con la tierra y lo orgánico.

Con el uso de vinilo en cierto grado traslúcido, Rodríguez buscó que el volumen del cristal se desprendiera del edificio para que tomara una identidad independiente que podrá ser disfrutada hasta mediados de agosto.

La fachada del Cabildo luce un mural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de GC

La fachada del Cabildo luce un mural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria por su primer año como Patrimonio Mundial

• El objetivo era convertir la vidriera en una cueva.

• En el lateral un monitor muestra imágenes del paisaje cultural.

• El artista pintó a la inversa porque lo hizo desde el interior.

La fachada del Cabildo luce un mural dedicado a Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria con motivo de su primer año como Patrimonio Mundial, un trabajo artístico cuyo objetivo era transformar la vidriera en una cueva.

El consejero de Presidencia, Teodoro Sosa, presentó este trabajo que se suma al acto conmemorativo que celebrado ayer en el Parador de Tejeda con motivo de este primer aniversario, un acontecimiento que la Institución insular no quiso pasar por alto.

Ejecutado por el artista multidisciplinar Óscar Rodríguez y a partir de una instantánea del paisaje cultural tomada por el fotógrafo Nacho González, el objetivo de convertir la vidriera en una cueva ha sido posible gracias a la retroiluminación, un efecto que se puede disfrutar mejor al oscurecer el día.

Además, el lateral de la cristalera en la parte lateral de la cristalera el público encontrará un monitor en el que van con imágenes del corazón de Gran Canaria y sus riquezas, las que llevaron a la Unesco a declararlo Patrimonio Mundial.

Elaboración del mural

Al tener que pintar sobre un material poco habitual el cristal y realizarlo desde dentro, el artista, que empleó cuatro días en la obra, se vio obligado a realizar el mural en un proceso inverso al habitual, es decir, pintando al revés.

Se trata de una obra experimental, pues era la primera vez que el autor tenía que pintar al revés y empezar por las luces y los fondos, algo que requiere una planificación muy minuciosa del trabajo.

El mural está elaborado con vinilo impreso y pintura plástica lavable, una técnica que busca lograr un efecto similar al de las vidrieras góticas pero de manera más libre y plástica para conectar al público con la tierra y lo orgánico.

Con el uso de vinilo en cierto grado traslúcido, Rodríguez buscó que el volumen del cristal se desprendiera del edificio para que tomara una identidad independiente que podrá ser disfrutada hasta mediados de agosto.

El Cabildo trabaja en una estructura de futuro para afrontar el reto del agravamiento de emergencias

• Las emergencias tienen características más extremas, sean nevadas, temporales o incendios.

• Se vertebrará en torno al Consorcio de Emergencias con presupuesto propio.

• “Estamos impresionados con el ejercicio” apunta Morales ante el simulacro de incendio efectuado en el banco de arena para la red de mandos que gestionan la extinción de incendios.

El Cabildo de Gran Canaria da los últimos retoques a la culminación de una estructura de futuro que le permita afrontar el reto del agravamiento de las emergencias, sean nevadas, temporales o incendios, tal como ha sucedido en los últimos años, en los que han sido más frecuentes y con comportamientos más extremos, por lo que hay que “ir más allá” y trabajar sobre la base del nuevo escenario y en la mitigación de sus efectos.

Así lo afirmó hoy el presidente de la Institución insular, Antonio Morales, tras la primera reunión del Comité Asesor del Plan de Emergencias Insular (PEIN) y el ejercicio práctico al que asistieron sus miembros en el marco del Curso de Análisis de Incendios Forestales para Mandos ofrecido en el Centro de Coordinación Operativa Insular (Cecopin).

El curso es ofrecido de manera continuada para perfeccionar la coordinación y adaptar la gestión de las emergencias a las nuevas situaciones, en tanto que el Comité Asesor es un instrumento trasversal integrado por distintas áreas para asesorar en la toma de decisiones al presidente como mando único de la crisis.

“Desgraciadamente vamos a vivir situaciones de emergencias de manera más continuada con precipitaciones intensas, sequías, calimas, incendios por el estrés hídrico… Estamos obligados a perfeccionar los sistemas”, explicó.

Por ello, el Cabildo generará un instrumento de coordinación insular a través del Consorcio de Emergencias que procure la operatividad necesaria para las nuevas situaciones. “Había que dar un paso más, contar con una estructura potente con medios técnicos y humanos, con integración de los medios de la isla, del Consorcio y del propio Cabildo y su PEIN, y con presupuesto propio. Estamos generando la propuesta administrativa y la llevaremos a pleno, aunque ya estamos funcionando de esta manera”, precisó Morales.

Comité Asesor y el Plan de Emergencias (PEIN)

Emilio Duch, gerente del Consorcio, explicó que el Plan Insular de Emergencias (PEIN) es un instrumento determinado por la Ley de Protección Civil para dotar a la administración de capacidad de reacción ante una situación extraordinaria que desborda la capacidad de los servicios ordinarios de emergencias. “Estamos en una situación con la que hay que aprender a convivir, que son los efectos del cambio climático. Ahora mismo tenemos medios y recursos adecuados, la respuesta se está dando con normalidad, pero queremos ser más eficientes, incrementar la rapidez de respuesta y la coordinación de todas las administraciones y recursos disponibles”, ahondó Duch a los miembros del Comité Asesor.

¿Cómo se afronta un incendio?

El ejercicio, que se realiza de manera continuada para mantener la “maquinaria engrasada”, arrancó sobre el banco de arena, en este caso de turba que simulaba con miniaturas dos caseríos, Fataga y Arteara, arboleda, un barranco –desde que el fuego toca las laderas se dispara-, depósitos de agua, carretera, cableado, recursos de emergencias, calor, viento y un punto de ignición. Para todo ello hay marcadores, como los hilos que indican el perímetro del fuego, si son blancos es que está en capacidad de extinción, si son naranjas es que el incendio está fuera de capacidad.

Ante el primer aviso de columna de humo, el Cecopin activa inmediatamente los medios terrestres y aéreos. Todo ello con los mandos con emisoras situados en torno a la mesa para entrar en acción.

Federico Grillo, jefe de Emergencias, explicó al Comité Asesor, que asistió a la práctica, que cada mando tiene a su cargo a treinta o cuarenta personas. La red que forman estos mandos es esencial. “Hay que establecer pautas claras desde el inicio, conocer el eje de propagación y las condiciones, y procurar la colocación ordenada de las unidades, que todo se controle y con la misma liquidarlo” para que no generen problemas en días posteriores.

“Iremos incorporando medios desde el Cecopin, que es el cerebro del sistema, el que va a mover los medios, y la persona encargada de la Dirección de la Extinción tendrá que organizar la gran empresa que se produce en torno al incendio con departamentos y demandas”, avanzó Grillo.

En cuanto a la parte política de la estructura, explicó, “interviene desbloqueando situaciones y consiguiendo recursos para incorporar al operativo” en caso necesario, y que nunca es desde el inicio, sino en previsión del crecimiento, pues el incendio es un tipo de emergencia que si se produce en condiciones extremas se caracteriza porque “va a más”.

Arranca el incendio

“Llevamos dos días por temperaturas máximas, 31 de julio, incendio 13.17 horas, coordenadas geográficas y despacho automático de medios hacia la zona”, indica el ingeniero Javier Blanco en el arranque de la simulación de incendio.

“Tango Hotel de Cecopin. Informo de incendio entre Fataga y Arteara, solicito desplazamiento de Tango Hotel, unidad Presa 6”, traslada mediante emisora el Cecopin al técnico de la base de helicópteros. “Recibido, salimos para allá”, confirma la base, retumbó la emisora en torno a la mesa.

Activado el helicóptero, que despega con un equipo presa a bordo, se encuentra con un fuego próximo a la población fuera de capacidad de extinción tanto en cabeza como en cola. Desde que tiene llamas de más de 2,5 metros “sabemos que se va a ir”, apunta Grillo, “el problema es que esas llamas son de hasta 40 y 50 metros”.

“Cecopin de Tango Hotel, confirmamos conato, tenemos columna de humo a la vista, de camino para el reconocimiento. Cambio”. Y así el primer helicóptero informa del alto potencial, de que el flanco caliente es el oeste por la cercanía a las casas y de que se va a propagar loma arriba. Busca zona de toma de agua, desembarca al equipo presa y comienza a realizar descargas en lo que el técnico helitransportado realiza una nueva valoración desde tierra. Mientras, los equipos Bravo ya están en el lugar también y comienzan a desplegar las mangueras y posicionarse.

En este punto, prosigue con la explicación Grillo, la propagación avanza hacia las laderas, por donde las llamas formarán auténticas carreras y “harán que el incendio se abra muchísimo”. El protocolo del Plan de Extinción marca que se entra por detrás “para intentar cerrarlo”, ya que no es posible actuar en cabeza con esa altitud de llamas. En ocasiones se valoran maniobras especiales como adelantarse al incendio para realizar quemas de ensanche en la carretera, pero es muy arriesgado por el peligro de atrapamiento y para mayor dificultad hay que decidirlo en el momento a la vista de las circunstancias.

“Cecopin de Tango Hotel, comenzamos a progresar por flanco whisky, solicito refuerzo”. En ese momento, en el que el incendio alcanza ya las 10 o 20 hectáreas, se pasa del ataque inicial al ataque ampliado. Con llamas de 40 metros como los últimos “no queda más remedio que ir detrás del incendio”, apuntó Grillo.
La organización inicial consiste en comenzar por la cola y los flancos, el ampliado requiere una estructura más compleja, denominada sectorización del incendio, ya que se dividirá por sectores, de la cola hacia la izquierda estarán el Alfa, Beta, Charly y así sucesivamente, y hacia la derecha el alfabeto a la inversa, es decir, Zulú, Yanki, Whisky. Cada sector tendrá un mando al que se le asignarán medios, y estarán comunicados por el mismo canal de radio. Esta malla de mandos de los sectores resulta crucial, y es una parte de los destinatarios del curso de esta semana en el Cecopin.

La prioridad, una vez evacuada la población, son las viviendas y “obliga a enviar bomberos y unidades aun sabiendo que no podrán ser defendidas”, lamentó Grillo. La estrategia general es actuar de atrás hacia delante de manera muy contundente, y todos los medios que van llegando se envían a esos sectores para que trabajen con seguridad y no perder los trabajos, se les realiza un ‘briefing’ o resumen a la llegada, y así es como continúa desplegándose la estructura en torno al incendio. “El fuego acaba de saltarse la carretera”, prosiguió Javier Blanco, quien explicó que Fataga y Arteara acababan de quedar aisladas.

“Estamos impresionados con el ejercicio” exclamó el presidente, un ejercicio que el Cabildo ofreció en directo por su perfil de Facebook y disponible en https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=706399003516114&id=753106774703904 
para quien quiera una aproximación con la gestión de un incendio, cada vez más especializada y profesionalizada, basada en estrategias de análisis de incendios y en adelantarse a su comportamiento debido a que son incendios que nada tienen que ver con los de décadas pasadas.

En cualquier caso, la mejor manera de adelantarse al incendio es la prevención en invierno, la Institución con quemas prescritas, entre otras acciones, y la población con la limpieza de los entornos de sus propiedades y, sobre todo, evitando la primera chispa para que nada de esto sea necesario.

El Cabildo trabaja en una estructura para afrontar el agravamiento de emergencias

El Cabildo trabaja en una estructura de futuro para afrontar el reto del agravamiento de emergencias

• Las emergencias tienen características más extremas, sean nevadas, temporales o incendios.

• Se vertebrará en torno al Consorcio de Emergencias con presupuesto propio.

• “Estamos impresionados con el ejercicio” apunta Morales ante el simulacro de incendio efectuado en el banco de arena para la red de mandos que gestionan la extinción de incendios.

El Cabildo de Gran Canaria da los últimos retoques a la culminación de una estructura de futuro que le permita afrontar el reto del agravamiento de las emergencias, sean nevadas, temporales o incendios, tal como ha sucedido en los últimos años, en los que han sido más frecuentes y con comportamientos más extremos, por lo que hay que “ir más allá” y trabajar sobre la base del nuevo escenario y en la mitigación de sus efectos.

Así lo afirmó hoy el presidente de la Institución insular, Antonio Morales, tras la primera reunión del Comité Asesor del Plan de Emergencias Insular (PEIN) y el ejercicio práctico al que asistieron sus miembros en el marco del Curso de Análisis de Incendios Forestales para Mandos ofrecido en el Centro de Coordinación Operativa Insular (Cecopin).

El curso es ofrecido de manera continuada para perfeccionar la coordinación y adaptar la gestión de las emergencias a las nuevas situaciones, en tanto que el Comité Asesor es un instrumento trasversal integrado por distintas áreas para asesorar en la toma de decisiones al presidente como mando único de la crisis.

“Desgraciadamente vamos a vivir situaciones de emergencias de manera más continuada con precipitaciones intensas, sequías, calimas, incendios por el estrés hídrico… Estamos obligados a perfeccionar los sistemas”, explicó.

Por ello, el Cabildo generará un instrumento de coordinación insular a través del Consorcio de Emergencias que procure la operatividad necesaria para las nuevas situaciones. “Había que dar un paso más, contar con una estructura potente con medios técnicos y humanos, con integración de los medios de la isla, del Consorcio y del propio Cabildo y su PEIN, y con presupuesto propio. Estamos generando la propuesta administrativa y la llevaremos a pleno, aunque ya estamos funcionando de esta manera”, precisó Morales.

Comité Asesor y el Plan de Emergencias (PEIN)

Emilio Duch, gerente del Consorcio, explicó que el Plan Insular de Emergencias (PEIN) es un instrumento determinado por la Ley de Protección Civil para dotar a la administración de capacidad de reacción ante una situación extraordinaria que desborda la capacidad de los servicios ordinarios de emergencias. “Estamos en una situación con la que hay que aprender a convivir, que son los efectos del cambio climático. Ahora mismo tenemos medios y recursos adecuados, la respuesta se está dando con normalidad, pero queremos ser más eficientes, incrementar la rapidez de respuesta y la coordinación de todas las administraciones y recursos disponibles”, ahondó Duch a los miembros del Comité Asesor.

¿Cómo se afronta un incendio?

El ejercicio, que se realiza de manera continuada para mantener la “maquinaria engrasada”, arrancó sobre el banco de arena, en este caso de turba que simulaba con miniaturas dos caseríos, Fataga y Arteara, arboleda, un barranco –desde que el fuego toca las laderas se dispara-, depósitos de agua, carretera, cableado, recursos de emergencias, calor, viento y un punto de ignición. Para todo ello hay marcadores, como los hilos que indican el perímetro del fuego, si son blancos es que está en capacidad de extinción, si son naranjas es que el incendio está fuera de capacidad.

Ante el primer aviso de columna de humo, el Cecopin activa inmediatamente los medios terrestres y aéreos. Todo ello con los mandos con emisoras situados en torno a la mesa para entrar en acción.

Federico Grillo, jefe de Emergencias, explicó al Comité Asesor, que asistió a la práctica, que cada mando tiene a su cargo a treinta o cuarenta personas. La red que forman estos mandos es esencial. “Hay que establecer pautas claras desde el inicio, conocer el eje de propagación y las condiciones, y procurar la colocación ordenada de las unidades, que todo se controle y con la misma liquidarlo” para que no generen problemas en días posteriores.

“Iremos incorporando medios desde el Cecopin, que es el cerebro del sistema, el que va a mover los medios, y la persona encargada de la Dirección de la Extinción tendrá que organizar la gran empresa que se produce en torno al incendio con departamentos y demandas”, avanzó Grillo.

En cuanto a la parte política de la estructura, explicó, “interviene desbloqueando situaciones y consiguiendo recursos para incorporar al operativo” en caso necesario, y que nunca es desde el inicio, sino en previsión del crecimiento, pues el incendio es un tipo de emergencia que si se produce en condiciones extremas se caracteriza porque “va a más”.

Arranca el incendio

“Llevamos dos días por temperaturas máximas, 31 de julio, incendio 13.17 horas, coordenadas geográficas y despacho automático de medios hacia la zona”, indica el ingeniero Javier Blanco en el arranque de la simulación de incendio.

“Tango Hotel de Cecopin. Informo de incendio entre Fataga y Arteara, solicito desplazamiento de Tango Hotel, unidad Presa 6”, traslada mediante emisora el Cecopin al técnico de la base de helicópteros. “Recibido, salimos para allá”, confirma la base, retumbó la emisora en torno a la mesa.

Activado el helicóptero, que despega con un equipo presa a bordo, se encuentra con un fuego próximo a la población fuera de capacidad de extinción tanto en cabeza como en cola. Desde que tiene llamas de más de 2,5 metros “sabemos que se va a ir”, apunta Grillo, “el problema es que esas llamas son de hasta 40 y 50 metros”.

“Cecopin de Tango Hotel, confirmamos conato, tenemos columna de humo a la vista, de camino para el reconocimiento. Cambio”. Y así el primer helicóptero informa del alto potencial, de que el flanco caliente es el oeste por la cercanía a las casas y de que se va a propagar loma arriba. Busca zona de toma de agua, desembarca al equipo presa y comienza a realizar descargas en lo que el técnico helitransportado realiza una nueva valoración desde tierra. Mientras, los equipos Bravo ya están en el lugar también y comienzan a desplegar las mangueras y posicionarse.

En este punto, prosigue con la explicación Grillo, la propagación avanza hacia las laderas, por donde las llamas formarán auténticas carreras y “harán que el incendio se abra muchísimo”. El protocolo del Plan de Extinción marca que se entra por detrás “para intentar cerrarlo”, ya que no es posible actuar en cabeza con esa altitud de llamas. En ocasiones se valoran maniobras especiales como adelantarse al incendio para realizar quemas de ensanche en la carretera, pero es muy arriesgado por el peligro de atrapamiento y para mayor dificultad hay que decidirlo en el momento a la vista de las circunstancias.

“Cecopin de Tango Hotel, comenzamos a progresar por flanco whisky, solicito refuerzo”. En ese momento, en el que el incendio alcanza ya las 10 o 20 hectáreas, se pasa del ataque inicial al ataque ampliado. Con llamas de 40 metros como los últimos “no queda más remedio que ir detrás del incendio”, apuntó Grillo.
La organización inicial consiste en comenzar por la cola y los flancos, el ampliado requiere una estructura más compleja, denominada sectorización del incendio, ya que se dividirá por sectores, de la cola hacia la izquierda estarán el Alfa, Beta, Charly y así sucesivamente, y hacia la derecha el alfabeto a la inversa, es decir, Zulú, Yanki, Whisky. Cada sector tendrá un mando al que se le asignarán medios, y estarán comunicados por el mismo canal de radio. Esta malla de mandos de los sectores resulta crucial, y es una parte de los destinatarios del curso de esta semana en el Cecopin.

La prioridad, una vez evacuada la población, son las viviendas y “obliga a enviar bomberos y unidades aun sabiendo que no podrán ser defendidas”, lamentó Grillo. La estrategia general es actuar de atrás hacia delante de manera muy contundente, y todos los medios que van llegando se envían a esos sectores para que trabajen con seguridad y no perder los trabajos, se les realiza un ‘briefing’ o resumen a la llegada, y así es como continúa desplegándose la estructura en torno al incendio. “El fuego acaba de saltarse la carretera”, prosiguió Javier Blanco, quien explicó que Fataga y Arteara acababan de quedar aisladas.

“Estamos impresionados con el ejercicio” exclamó el presidente, un ejercicio que el Cabildo ofreció en directo por su perfil de Facebook y disponible en https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=706399003516114&id=753106774703904 
para quien quiera una aproximación con la gestión de un incendio, cada vez más especializada y profesionalizada, basada en estrategias de análisis de incendios y en adelantarse a su comportamiento debido a que son incendios que nada tienen que ver con los de décadas pasadas.

En cualquier caso, la mejor manera de adelantarse al incendio es la prevención en invierno, la Institución con quemas prescritas, entre otras acciones, y la población con la limpieza de los entornos de sus propiedades y, sobre todo, evitando la primera chispa para que nada de esto sea necesario.

ENTREVISTA A SHEILA MELHEM

La creadora Sheila Melhem presenta el día 9 de julio, a las 19:30 horas, en Gran Canaria Espacio Digital, su proyecto ‘Yo, aquí’, en el que se involucró la fotógrafa grancanaria junto a la socióloga Guacimara Gil y un amplio equipo de producción por espacio de un año, fotografiando a personas y enclaves urbanos de los barrios de Las Rehoyas y Escaleritas de la capital grancanaria, así como zonas rurales tan dispares como Acusa, en Artenara, El Carrizal de Tejeda, El Matorral, en San Bartolomé de Tirajana y Balos, en Agüimes. En esta entrevista Melhem se refiere a esta propuesta y a cómo la afrontó desde su dimensión creativa.

La vinculación entre lugar e identidad ha sido un tema central para la geografía humanista. ¿Qué te interesó o qué perseguías a la hora de plantear el proyecto ‘Yo, aquí’?

Nuestro propósito al plantearnos este proyecto era buscar lugares cuya proyección pública no estuviera acorde con la imagen que sus habitantes querían transmitir, por estar estereotipada, ser negativa o casi inexistente. Nos interesaba saber cómo esas personas relataban su barrio y también retratarles para dotar a esos espacios de rostros, ofrecer un espacio así de representación para las personas que los habitaban.

¿La disparidad de lugares seleccionados y los emblemas identitarios en la construcción simbólica asociada a cada uno de ellos, ha arrojado alguna conclusión o reflexión reseñable? ¿Qué deducción ha extraído Sheila Melhem de esa instrospección sobre el lugar como elemento de reflexión?

Más que una deducción general y común destacaría pequeños descubrimientos que hemos realizado a lo largo del desarrollo del trabajo y que están muy vinculados a la aportación sociológica realizada por Guacimara Gil Sánchez. Por ejemplo, en todos los lugares, cuando hablábamos con los vecinos, salía a la luz algún estereotipo que estaba muy cristalizado, el contenido de estos prejuicios está muy relacionado con el tipo de hábitat. Muy resumidamente podemos decir que en el mundo urbano las personas se defienden del estigma asociado a la pobreza urbanística de sus barrios y en el campo se resisten a ser devaluados.

Fotográficamente hablando he intentado separar al individuo del espacio a través del fondo blanco que, además, al ser físico, tangible, les hacía entrar en la fotografía saliendo, de algún modo, de su barrio, de su entorno, tomando así todo el protagonismo de la imagen. Luego fotografiaba los espacios, el contexto sin el individuo, para poder confrontar los retratos de las personas con los paisajes de los lugares que habitan.

Los lugares, los espacios son asimismo una construcción de primer orden de la cultura, del espíritu de la comunidad. ¿De qué manera esa aparente heterogeneidad que subyace en el espíritu de este proyecto define a la isla de Gran Canaria en su conjunto?

Creo que si algo puede definir a la isla de Gran Canaria en su conjunto es, precisamente, la heterogeneidad de los lugares que la componen, sin embargo, este proyecto no tiene vocación de ser ejemplo ni representación sino todo lo contrario, busca atender a los detalles y la especificidad de cada uno de los barrios visitados y, es más, las vivencias concretas de las personas entrevistadas y retratadas en ellos.

Así, en el fotolibro las personas aparecen contrapuestas a los espacios que habitan, y estos espacios también dialogan entre sí: los bloques de Las Rehoyas con las montañas de Acusa, las cuevas con las casas prefabricadas de El Matorral… A través de esta contraposición y este diálogo se va narrando una historia sin palabras a lo largo de todo el libro. Estas palabras, en forma de declaraciones de las personas entrevistadas, aparecen en las piezas audiovisuales, donde el contexto adquiere mucha más importancia, lo que se compensa con los retratos de la exposición, donde el contexto desaparece. Así los tres elementos que vertebran el proyecto se interrelacionan y retroalimentan.

¿Cuánto tiempo ha llevado al equipo concluir este proyecto?

Hemos estado más de un año trabajando en el proyecto, entre diseño, documentación, trabajo de campo, análisis, y postproducción.

¿Es la primera vez que en tu trayectoria como fotógrafa te interesas por este asunto del espacio-lugar asociado al individuo, o forma una constante de atención en la misma?

Me interesa mucho el tema de la identidad y en algunos proyectos he trabajado con los lugares y los espacios, pero nunca de forma tan explícita y relacionada.

¿Cuál será el recorrido ahora de este proyecto y cómo se plasmará físicamente de alguna manera para que el público pueda conocerlo y descubrirlo?

Este proyecto cuenta con una exposición, cinco piezas documentales y un fotolibro que se distribuirá por medio de Gran Canaria Espacio Digital y de la página web del proyecto www.proyectoyoaqui.com 

¿Después de concluir este proyecto, en qué nueva propuesta está trabajando Melhem?

Sigo intentando contar historias con imágenes, pero en mis próximos proyectos pretendo trabajar con la ficción, además de con lo documental.

Aparentemente, un trabajo como ‘Yo, aquí’ parece a simple vista dejar poco margen para la libertad artística o creativa. Si es así, ¿cómo conciliaste como creadora esa limitada función de registradora con las posibilidades simbólicas que te brindaban las personas y entornos fotografiados?

No he sentido poca libertad creativa a la hora de enfrentarme a estos retratos. No se trata de un inocente trabajo de registro, mi mirada está en cada una de las fotografías, al retratar a alguien una también se retrata, se refleja, en cierta forma. Lo que se plasma en la imagen no es sólo la persona retratada, sino también la relación que establece con la persona que la fotografía. Decía Avedon, que tanto tiene que ver con la idea de este proyecto: “Un retrato no es una semejanza. En el mismo instante en que una emoción o un hecho se convierte en una fotografía deja de ser un hecho para pasar a ser una opinión”.

El Ayuntamiento lanza el proyecto “Actívate en Valleseco”

Una serie de talleres lúdicos deportivos a desarrollar a partir del 20 de julio.

Se trata de actividades a desarrollar en horario de mañana, con el afán de ofrecer diversión, educación y estimular la participación de la población en edades de 4 a 12 años.

El Ayuntamiento vallesequense, a través de la Concejalía de Servicios Sociales que gestiona el edil, Suso Pérez Rodríguez, ha presentado el proyecto “Actívate en Valleseco” con el deseo de que las niñas, niños y jóvenes del municipio aprendan y se diviertan a partes iguales durante el verano tan inusual que vamos a vivir.

Se trata de talleres lúdicos educativos que darán comienzo el 20 de julio hasta el 3 de septiembre, que se han diseñado teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos, pero con el afán de ofrecer diversión, educación y estimular la participación.

Dirigido a niñas, niños y jóvenes de entre 4 y 12 años, donde podrán disfrutar de esta actividad para volver a conectar con la vida social y educativa después del confinamiento en el Auditorio Municipal en horario de mañana, 2 días a la semana, 2 horas cada día.

La iniciativa, ha explicado Rodríguez, es totalmente gratuita y con plazas limitadas, siendo el plazo de inscripción hasta el próximo lunes 13 de julio, para más información 928 61 87 40.

Suscribirse a este canal RSS

Gran Canaria